Frigorífico: reducir consumo

Escrito por consumoelectrodomesticos 14-09-2015 en Reducir consumo. Comentarios (0)

Su frigorífico es un consumidor nato de electricidad, funcionando las 24 horas del día, 365 días al año. Incluso pequeños cambios en la manera en su uso se suman con el tiempo. Estos son unos sencillos consejos para bajar el consumo de electricidad y para aumentar la eficiencia:

Consejos consumo nevera


Limpie los serpentines del condensador. Las bobinas de metal en la parte posterior de su frigorífico ayuda a deshacerse del calor del compresor, la parte que realmente enfría el frigorífico. Manteniendo las bobinas libres de polvo y residuos hará que el compresor no tenga que trabajar tan duro enfriar los alimentos, según los fabricantes de las marcas y lo servicios técnicos de reparación.

Cubrir los alimentos. Ya sabe usted que cubrir su comida ayuda a retener la humedad y conservar la frescura, pero ¿sabía usted que también ahorra energía? El compresor de un frigorífico tiene que trabajar más para enfriar el aire húmedo. Cubriendo los alimentos se limita la cantidad de humedad en la nevera y recorta mucho el trabajo que el compresor tiene que realizar.

Mantenga la puerta cerrada. Esto es bastante obvio, pero mientras que usted está sosteniendo la puerta abierta de su electrodoméstico intentando averiguar lo que quiere, entra en el calor de la habitación. Los alimentos se calientan poco, y la nevera tiene que apoyarse en el compresor nuevo e inmediatamente aumentan los costes de energía. Obviamente es necesario abrir la puerta, sólo que hágalo rápidamente.

Electrodomésticos pequeños para familias más pequeñas. Si usted tiene más espacio de nevera que el que realmente necesita, es más volumen de aire que el compresor debe mantener frío. Una joven pareja que vive sola no necesita una nevera gigante capaz de alimentar a todos los niños del barrio. Medimos el consumo de energía en relación al espacio interior total, para una mejor idea de la eficiencia general.

Asegúrese de que programa la temperatura adecuada. Mantener su frigorífico demasiado caliente podría hacer que los alimentos se estropeen, pero manteniéndolo demasiado frío puede arruinar otros alimentos, además de aumentar de manera innecesaria los costes de energía extra, lo que repercutirá directamente en su factura de la luz. Si duda del correcto funcionamiento del termostato, ponga un termómetro en un vaso de agua en el centro de la nevera y déjelo reposar una hora. Si la temperatura no es la que ha marcado usted en el termostato, sería conveniente que cambie el termostato por otro o llame a un servicio técnico de electrodomésticos si no se ve capacitado para ello.

Verifique los sellos de goma de la puerta. Si los sellos de la puerta están deformados o rasgados, va a sufrir constantes pérdidas de frío hacia la cocina. Si necesita reemplazar los sellos, póngase en contacto con el fabricante si se considera un manitas, para comprar el repuesto para su modelo. Si no, puede contactar con un servicio técnico, es normalmente uan reparación barata.

Descongelar periódicamente el congelador. Si su congelador necesita descongelarse manualmente, asegúrese de hacerlo de manera regular en el tiempo. No deje que acumulen mucha escarcha antes de hacerlo. De lo contrario, se restringe el flujo de aire en el congelador y también se conserva una humedad exagerada, que como mencionamos es más difícil que se enfríe.

Mantenerlo lleno. Cosas frías mutuamente conservan su frío. Con la crisis no es tarea sencilla, pero si no tiene mucha comida, coloque bolsas de hielo o jarras de agua fría en el interior. O cualquier botella con líquido, como los refrescos.

Evitar los objetos calientes. Si pone una cacerola caliente en el frigorífico recién sacada del horno, todo el calor del plato se irradia hacia la nevera, calentando todo el aire de dentro. Su compresor tendrá que trabajar más para enfriar el aire, lo que supone una pérdida de electricidad y dinero. Deje enfriar de platos calientes en la encimera antes de ponerlos en el frigorífico.

Apague el fabricador de hielo. Si deja la máquina encendida cuando no la usa, puede ser un gasto tonto de energía. Considere apagar esta función de su electrodoméstico cuando la caja se llena con hielo, o simplemente no usarlo tan a menudo.

Mantenerla lejos del calor. Esta es otra evidente, pero trate de no colocar la nevera justo al lado de su horno. También evite la luz solar directa.

Si sigue estas pautas debería ver una disminución en su factura de energía con el tiempo. Si sospecha que no funciona correctamente alguna de las piezas o funciones de su nevera, o tiene fugas de frío o de gas, contacte con un servicio técnico para su reparación, con ello ahorrará tanto dinero a la larga como reducirá el efecto negativo sobre el medio ambiente.